Search

El valor de las cosas/ The value of things

(scroll down for English)


El valor de las cosas


No recuerdo mucho de mis clases de Economía en la universidad pero una cosa se me quedó: valor, coste y precio no son el mismo concepto.

En las últimas semanas se anunció que el agua comenzó a cotizar en Wall Street, uniéndose a otras materias primas como el oro y el petróleo. Distintos actores pueden ahora invertir en la disponibilidad futura del agua en California. La noticia ha despertado reacciones opuestas. Para gente del sector de medioambiente y la ciencia, esto abre la puerta a la especulación alrededor de uno de los recursos más preciosos en el planeta. Para fondos de inversión de riesgo y gestores financieros “ayuda a los usuarios a gestionar el riesgo y ajustar mejor oferta y demanda”, según dice la agencia de inversión de Chicago CME. No soy imparcial en este tema, y tras haber vivido la crisis financiera de 2008 no confío en Wall Street para ajustar mejor la oferta y demanda de nada, mucho menos del agua. Se ha hablado de esto durante años. Todavía recuerdo la inquietud que sentí cuando al final de la película de 2015 La Gran Apuesta aparecía la frase “Michael Burry está centrando toda su inversión en una materia prima, el agua”. Michael Burry (papel que hace Christian Bale en la película) fue uno de los cuatro genios de las finanzas que predijeron el estallido de la burbuja inmobiliaria asociada a las hipotecas tóxicas. La película muestra cómo decidió invertir a favor del colapso del sistema financiero, y cómo acertó, ganando cientos de millones de dólares. Que ahora se centre en el agua da mucho miedo.


El valor de las cosas cambia con el tiempo. No me refiero ahora a las acciones de bolsa, sino al valor que le damos a cosas que no dependen del mercado como son nuestra comunidad, nuestra labor (no el empleo) o nuestro hogar (no el edificio). Ha sido fascinante ver cómo familiares y amigos/as han decidido hacer grandes cambios en su vida, impulsados/as por la crisis sanitaria global y las injusticias que expuso. Algunas personas sintieron la necesidad de cambiar de trabajo y centarse en cosas con mayor impacto social. Varios amigos decidieron dejar sus apartamentos y mudarse cerca de sus familias (incluso regresando a otros países). Esto fue posible gracias a políticas de trabajo remoto más generosas, pero en ocasiones esta gente incluso decidió abandonar sus trabajos y reajustar sus prioridades. La salud, el trabajo, la economía… todo parecía temblar bajo la pandemia, y estas personas querían estar más cerca de la única cosa segura que tenían, su familia. No todo el mundo tiene esta opción, obviamente, pero aún así es un indicador de un cambio de valores. Este mismo cambio también se vio en la percepción de parques, playas y plazas. La pandemia nos hizo darnos cuenta de que son elementos claves de nuestras ciudades. Yo nunca había visto a tanta gente en los parques de Toronto, incluso en los días más fríos.


En 1940, cuando París estaba a punto de ser tomado por los Nazis, un joven fotógrafo húngaro que vivía en Francia decidió llenar su maleta con unos carretes de fotografía y llevarlos en bicicleta a Burdeos para protegerlos. Se llamaba Chiki Weisz. La razón que le llevó a tomar un riesgo tan grande para salvar unas fotos fue un misterio por casi 70 años, pero sin duda él sabía que estaba transportando algo de valor incalculable. En 2007, tras una serie de sucesos y coincidencias increíbles, la maleta fue encontrada en la Ciudad de México, donde había seguido el rastro de miles de exiliados españoles. Los negativos contenían fotos de la Guerra Civil española tomadas por Robert Capa, Gerda Taro y David Seymour. Fotos que cambiarían la opinión internacional sobre la guerra para siempre. Recomiendo ver el documental “La Maleta Mexicana“ para aprender más sobre esta fascinante historia.

¿Cómo ha cambiado la forma en la que tú valoras las cosas?

¡Feliz Navidad y nos vemos en 2021!


---------------

Vuestras respuestas (editadas) al boletín anterior:

- Carlos (Barcelona): Ha habido muchas mejoras sobre temas de movilidad urbana en Barcelona durante los últimos meses. Superillas (supermanzanas), pacificación del tráfico alrededor de colegios y carriles bici han sido instalados a gran velocidad. Creo que ha habido mucho trabajo comunitario y a nivel institucional para apoyar la movilidad sostenible en los últimos años, y cuando covid empezó se consideró una razón de fuerza mayor que impulsó el cambio.

- Rene (Toronto): Fue inspirador ver la velocidad con la que la naturaleza se recuperó cuando el tráfico y la actividad humana se congelaron en primavera- ver los delfines y medusas regresar a Venecia y Cerdeña, las cabras invadiendo pueblos de Reino Unido, y la vista del Himalaya desde Nuevo Deli y Kathmandu.

- Ramon (Madrid) and Peter (Melbourne), se interesaron en el concepto del reloj para los próximos 10,000 años. En este vídeo en inglés se explica más al respecto.




——————————————————————————-

(Español más arriba)


The value of things


I do not remember much of my Economics classes at university, but one thing did stick: value, cost and price are not the same thing.

In the last few weeks we learned that water started trading in Wall Street, joining other elements (“commodities”, they call them) such as gold and oil. Different players can now bet on future water availability in California and the news have been received with opposite reactions. For some environmentalists and scientists, this opens the door to market speculation over one of the most precious resources on Earth. For hedge fund managers and investors, this will “help water users manage risk and better align supply and demand” (Chicago-based investment company CME). I am clearly biased on this topic, and having lived through the 2008 world financial crash, I do not trust Wall Street to better align supply and demand of anything, letting alone water. There has been talk about this for years. I remember the eerie feeling I got when at the end of the 2015 movie The Big Short, this sentence appeared: “Michael Burry is focusing all of his trading on one commodity: Water”. Michael Burry (played by Christian Bale in the movie) was one of the four financial mavericks that predicted the burst of the real state bubble associated to the subprime mortgages. The movie shows how he decided to bet against the financial system, and succeeded, making a profit of hundreds of millions of dollars. The fact that he was now focusing on water really scares me.


How much something is worth changes over time. I am not speaking about stocks now, but the value we place on things independent to the market such as our community, our work (not our job) or our home (not the building). It has been fascinating to see how relatives and close friends decided to make big changes in their lives triggered by the worldwide health crisis and the inequalities it exposed. Some people felt the urgency to change jobs and focus on having more social impact. Several friends decided to leave their apartments and move closer to their families (even abroad), sometimes allowed by more generous working from home policies, other times even quitting their jobs and realigning their priorities. Health, jobs, economics…everything seemed to shake under the pandemic, and they wanted to be closer to the only certain thing they had, their family. I am not neglecting the fact that these choices do not exist for everyone, but it still is an indicator of how the values shifted. The same applies to parks, public beaches and squares. The pandemic made us realize they are critical pieces of the city fabric. I had never seen so many people enjoying the parks in Toronto, even in very cold days.


In 1940, just when Paris was being taken by the Nazis, a young Hungarian photographer living in France decided to pack a bunch of rolls of film and cycle to Bordeaux to save them. His name was Chiki Weisz. Why he would take such a risk to save some photographs remained a mystery for almost 70 years, but he certainly knew that he was carrying something priceless. In 2007, after a series of incredible events, the suitcase was found in Mexico City, where it had followed the itinerary of thousands of Spanish exiles. The negatives contained the pictures of the Spanish Civil War by Robert Capa, Gerda Taro and David Seymour. Pictures that would change the narrative of that conflict forever. I recommend watching the documentary “The Mexican Suitcase” to learn more about this fascinating story.

How does it change the way you value things?

Happy holidays and see you in 2021!

---------------

Your (edited) responses to the previous newsletter:


- Carlos (Barcelona): There have been a lot of interventions in Barcelona in the last few months to improve cycling and walking infrastructure. Superblocks, traffic calming around schools and bike lanes have been implemented at a really fast pace. I feel that there has been a lot of grassroots and policy work to support active transportation in the last few years, and when covid hit it was considered a major reason that propelled action.

- Rene (Toronto): It was inspiring to see the speed of nature’s return after the traffic and human commotion came to a standstill in the spring- the way dolphins and jellyfish returned to Venice and Sardinia, the goats taking over small towns in the UK, and the view of the Himalayas that became possible for New Delhi and Kathmandu.

- Ramon (Madrid) and Peter (Melbourne), liked the concept of the 10,000 year clock. This video explains more about it.